Skip to Content

Semana Santa en Galicia

Galicia

La Semana Santa en Galicia

 

 


A Coruña, Ares, Baiona,Barciela/SigüeiroBetanzos, BoiroBugallido/NegreiraBurelaCambados, Cangas, Carballiño, O,  Celanova, Ferrol, Fisterra, Lugo, Meira, Momán y Labrada, MondoñedoMurosNoia, Oimbra, Ortigueira, Ourense, PadrónParadela (Meis)Pobra do Caramiñal, PontedeumePontevedraPorto do Son, RianxoRibadeo, Rivadavia, San Martín de Mondoñedo, Santiago de Compostela, Sanxenxo, Sarria, Tui Vilagarcía de ArousaVigo, ViveiroXestoso y Cambás, Xinzo de Limia, Xunqueira de Ambía, Otros Lugares

 

 


 

Rebasada la Cuaresma, se celebra la primera fiesta que puede considerarse el paso de las del invierno al verano. Es la Semana Santa, una celebración de fervoroso recogimiento religioso que, no obstante, de forma especial en los últimos años, ha adquirido también una dimensión de evasión y ocio porque el descanso laboral es aprovechado para viajar en busca de los primeros rayos de sol de la temporada estival que se avecina, o las últimas nieves del invierno que se aleja.

Semana Santa en GaliciaTras la Cuaresma, la Semana Santa supone el resurgir de la fiesta. Una celebración eminentemente religiosa frente a otras de carácter laico. En ella se evoca la pasión y resurrección de Cristo y todos sus actos se centran en recordar estos acontecimientos de carácter histórico-religioso. Se abre el Domingo de Ramos, con la evocación de la entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén y se cierra el Domingo de Pascua. Una semana repleta de actos de marcado carácter piadoso y fervoroso.

Todas las ciudades gallegas y numerosísimas villas y parroquias inician los actos de la Semana Santa con la bendición de los ramos que son portados, preferentemente por jóvenes y niños. Las palmas, los ramos de laurel y de olivo pueblan las calles y caminos de Galicia en unos actos tremendamente vistosos. Antaño, en algunas zonas rurales, tras la bendición, los jóvenes entablaban duras peleas en las que utilizaban los ramos como armas. No obstante, en todos los lugares, las palmas, ya bendecidas, se conservan todo el año como arma de protección frente a los males que puedan acechar.

De igual forma el agua bendecida el Sábado de Gloria se lleva a las casas de las parroquias rurales para ser utilizada en rituales curativos, y en algunos casos, se esparcen alrededor de la vivienda ante el anuncio de llegada de una fuerte tormenta.

El paso del tiempo ha hecho que Galicia perdiese una parte importante de las tradiciones de la Semana Santa. Como el “Oficio de trebas” en que, con un ensordecedor ruido, se intentaba imitar lo ocurrido en el Calvario cuando expiró Cristo.

La máxima escenificación de la Semana Santa tiene sus mayores exponentes en las procesiones en las que se representa, en muchos casos con imaginería de gran valor, la dramática pasión de Jesucristo y que se consolidaron en Europa a partir de la Baja Edad Media, creciendo a lo largo de la Moderna y llegando hasta nuestros días como muestra de religiosidad popular, pero también como atractivo turístico. Las procesiones del Santo Entierro, del Encuentro, la de As Caladiñas y la de la Virgen de la Esperanzan centran gran parte de la atención, como lo atrae el lavatorio que se lleva a cabo el Jueves Santo.

Cofradías con una larga historia, en Compostela hay datos de su existencia en el siglo XVI, participan de forma activa y devota en estos actos que se cierran el Domingo de Pascua.

También en el resto de España la Semana Santa es una de las celebraciones más destacadas del calendario. Hileras interminables de devotos pueden encontrarse estos días desfilando por las calles más céntricas de todas las capitales de provincia y de los núcleos más destacados de población. Pero esta celebración religiosa tiene tres lugares donde alcanza su máximo esplendor. Vivero (Lugo), Ferrol ( A Coruña) y Lugo. El recorrido de los pasos durante la Semana Santa por todos los lugares de España está acompañada por millones de fieles, muchos de ellos foráneos, que no quieren perderse estos acontecimientos.

Es importante precisar antes de nada, que con el pasar del tiempo, Galicia ha ido perdiendo gran parte de las tradiciones de Semana Santa que antiguamente existían en sus pueblos, villas y ciudades, como el tradicional “Oficio de Trebas”, donde con un ensordecedor ruido de carracas de madera se procuraba imitar lo ocurrido en el Calvario cuando Cristo expiró; incorporando paulatinamente, desde mediados del pasado siglo XX, nuevas costumbres basadas principalmente en la celebración de desfiles procesionales con penitentes ataviados con habito de capuz, a imitación de otras regiones españolas.

Debido a ello, basaremos la información que proporcionaremos en esta página web, sobre estas dos cuestiones exclusivamente: las principales procesiones y cofradías penitenciales de Semana Santa en la región gallega a día de hoy.

 

Ver mapa de la división eclesiástica de Galicia